imagen de la receta

Desde que vi la foto de esta focaccia rellena en Pinterest que me rondaba por la cabeza hacerla. Qué cierto es eso de que la comida entra por los ojos, si es que uno ya se imagina el sabor con sólo verla.

La focaccia es esa masa fantástica de origen italiano, a medio camino entre el pan y la pizza, que se puede comer tanto rellena, como en esta versión, con simple aceite y romero, con tomates y olivas negras al estilo pugliese, etc. No seáis impacientes que la receta de la focaccia integral clásica barese (de Bari, Italia), estará también en el blog.

Dada como soy a las adaptaciones en base a los ingredientes que más me gusta usar o que tengo más a mano, en este caso he modificado de la receta original un par de cositas. He usado harina integral en vez de blanca, y he cambiado la rúcula por espinacas, ojo, no porque no me guste la rúcula, de hecho me encanta, sino porque el día que la hice no tenía y, a cambio, sí tenía una bolsa de hojas de espinacas frescas listas para consumir. Haya sido fortuito o no el cambio, el resultado ha sido buenísimo.

Img_6400_New

Esta receta requiere un poquito más de paciencia en cuanto a tiempo y dedicación, aunque no es difícil, y vale la pena si queremos disfrutar de una focaccia hecha en casa de principio a fin. Todo el tiempo se lo lleva la preparación de la masa y el horneado, el resto es muy sencillo.

Empecemos por la masa entonces. Os dejo algunas fotos del proceso, que luego más abajo tenéis explicado.

Masa de focaccia con harina de espelta    Masa de focaccia

masa de focaccia   masa de focaccia

Hay dos cosas que me han ido muy bien para manipular la masa: esta rascleta que véis en la foto (corta la masa con mucha facilidad y también sirve para despegar los restos de la mesa o del bol) y el papel de horno (la masa es un poco pegajosa y así la trasladamos más fácilmente).

El relleno lo pondremos todo en crudo, y mejor que sea abundante, ya que las espinacas con el calor tenderán a reducirse bastante. No añadáis nada de sal, ya que tanto el feta como los tomates secos son ya de por sí muy salados.

Faccia rellena de espinacas, feta y tomates secos

 

 

No me digáis que no quedáis como reyes con esta focaccia cuando invitéis a los amigos a comer…o para llevar cortada a cuadrados como en la foto principal…100% hecha en casa!

Faccia rellena de espinacas, feta y tomates secos

 

Fuente (receta en inglés): theironyou

Focaccia integral rellena de espinacas, feta y tomates secos
 
Tiempo prep
Tiempo cocción
Tiempo total
 
Autor:
Ingredientes
  • Para la masa:
  • 400 ml de agua templada
  • 600 gr de harina de trigo integral
  • 2 cucharaditas de levadura seca de panadero
  • 50 ml aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 3 cucharaditas de sal marina fina
  • Para el relleno:
  • Espinacas frescas (3/4 de bolsa)
  • 1 taza de queso feta desgranado
  • 1 taza de tomates secos, cortados a trocitos
  • Para dar brillo a la masa:
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 cucharada de aceite de oliva
Instrucciones
  1. Primero preparamos la masa, disolviendo primero la levadura en el agua templada, junto con el azúcar y la sal (yo he puesto menos cantidad de sal que en la receta, ya que el feta es muy salado). Cuando la mezcla haya hecho un poco de espuma (5-7 min), añadimos la harina integral y el aceite de oliva, y amasamos (es una masa pegajosa), hasta que se vaya integrando todo bien y la masa quede suave y manejable (mejor en una superficie con harina). Añadir un poco más de harina si vemos que aún está pegajosa. Si se tiene thermomix, usar función amasado por unos 4-5 minutos.
  2. Hacer una bola con la masa y colocar en un bol untado con un poco de aceite, tapar con film transparente y dejar que poco a poco doble su volumen, en un lugar cálido, (tardará sobre 1 hora y media).
  3. Dividir la masa en dos partes y estirarlas bien con un rodillo, directamente sobre una base de papel de horno para que luego sea más fácil de trasladar.
  4. Añadir el relleno a una de las mitades, y cubrir con la otra parte de la masa, dejando un espacio de un par de centímetros alrededor del relleno para poder cerrar los bordes.
  5. Cubrir con un trapo mientras el horno se precalienta a 220 grados.
  6. Antes de meter la focaccia al horno, hundir los dedos en la parte superior para hacer unos pequeños hoyos en la masa (sin agujerearla) y pintar la superficie con un pincel con la mezcla para dar el brillo.
  7. Hornear unos 20 minutos o hasta que esté dorada.
  8. Dejar reposar fuera del horno 10 minutos, antes de cortarla.

 

¿Quieres enterarte cuándo se publica una nueva receta?


Comentarios

  1. isa says:

    Deve essere buona.complimenti

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *