imagen de la receta

He probado muchas versiones de bizcochos de zanahorias, son de mis favoritos, pero así al natural, sin frostings ni azúcares por encima. Los bizcochos son una de mis pasiones…siempre los hago diferentes…ni recuerdo la de recetas distintas que habré probado. Y este es uno de los últimos que he probado y encaja muy bien en la filosofía del blog, tiene cuerpo, y es integral. Además, nos permite combinar varias harinas integrales en base a nuestros gustos o necesidades dietéticas, lleva ingredientes muy sencillos de encontrar y el dulzor natural de la zanahoria nos permite reducir considerablemente la cantidad de azúcar, aparte de darle un bonito color y una textura jugosa.

zanahoria rallada

Ya iréis viendo que soy bastante partidaria de mezclar harinas e incorporar especias para beneficiarnos de sus múltiples propiedades, así como de no tapar los sabores naturales de los ingredientes con excesivo dulzor, reconozco que también es porque no soy amante de la repostería muy dulce o empalagosa.

zanahoria y azúcar

Dedicaré más adelante un post a hablar de las especias y cómo usarlas para aprovechar sus potencialidades al máximo, pero aquí os dejo un par de curiosidades sobre las que usamos en esta receta.

La canela más apreciada a nivel mundial es la proviniente de Sri Lanka, principal productor, donde crece de forma natural. Yo aún conservo un poco de la que me traje de allí. Según la medicina ayurvédica, es una especie de naturaleza caliente, sabor dulce y un buen estimulante del apetito, además de una buena fuente de manganeso, fibra, hierro y calcio. Es una de las especias más antiguas conocidas.

El jenjibre es también un excelente estimulante del apetito. De hecho, tomar un poco de jenjibre rallado antes de las principales comidas, abre el apetito y favorece una mejor digestión, activando nuestro fuego digestivo (mejor con un poquito de zumo de limón y sal, para contrarestar su sabor tan picante).

Bizcocho zanahoria antes del horno

Y finalmente, las zanahorias, como principal ingrediente abundante de este bizcocho. La zanahoria también es digestiva y antianémica, preventiva del cáncer y mejora la salud de la piel. Es además el alimento más rico en betacaroteno, precursor de la vitamina A, poderoso antioxidante y gran aliado de la vista.

Así que la mezcla de estos tres ingredientes, más el añadido de la fibra por las harinas integrales, hacen este bizcocho digestivo y excelente para…ya sabéis…sentirse “ligero”.

Además, este bizcocho es vegan-friendly, ya que no contiene ningún ingrediente de origen animal, otro punto a favor para que todos puedan comerlo.

Recien horneado

 

Al ser un bizcocho denso y consistente, mantiene bastante bien su forma mientras no se corta, haciéndolo ideal también para transportarlo. El mío ha acabado dividido entre varias casas, algo que suele ser habitual dada mi afición a sacar cosas del horno y sólo somos dos en casa. Al cortarse, si que tiende a desgranarse un poco, pero os aseguro que de esas miguitas no quedará ni rastro!

Recien horneado

Bizcocho de zanahorias digestivo e integral
 
Tiempo prep
Tiempo cocción
Tiempo total
 
Autor:
Tipo de receta: Repostería saludable
Ingredientes
  • 3 tazas de zanahoria rallada
  • 1 taza y media de azúcar de panela integral
  • Media taza de aceite de oliva
  • 3 tazas de mezcla de harinas integrales (yo he puesto 1 y media de harina de espelta, ½ de harina de centeno, ½ de trigo sarraceno y ½ de harina de arroz, todas integrales).
  • ½ sobre de levadura en polvo
  • 1 taza de nueces picadas
  • Un puñado de pasas
  • ½ taza de agua (orientativamente, dependerá de lo seca que veáis la masa del bizcocho, ha de quedar de aspecto jugoso antes de meter al horno, con consistencia a la vez)
  • ½ cucharadita de canela en polvo
  • ½ cucharadita de jenjibre en polvo
Instrucciones
  1. Se rallan las zanahorias hasta llenar la medida de 3 tazas. Esa misma taza se usará para medir el resto de ingredientes. La que yo he usado es una taza mediana.
  2. Ir añadiendo e integrando poco a poco el azúcar, el aceite, las especias, las harinas, los frutos secos y, finalmente, el agua.
  3. Introducir en el horno precalentado a 200 grados y bajar a 180 cuando metamos la masa, colocando el molde en una posición media-baja, ya que al tratarse de una masa con alto contenido de agua, por las zanahorias, no conviene que se queme enseguida por fuera y el interior nos quede demasiado húmedo. Ir pinchando de vez en cuando para comprobar la cocción, aproximadamente ha estado unos 40-45 minutos, con función ventilador.

 

¿Quieres enterarte cuándo se publica una nueva receta?


Comentarios

  1. https://www.pinterest.com/pin/845058317554751138/ says:

    Thanks-a-mundo for the blog post.Really thank you! Keep writing.

    https://www.pinterest.com/pin/845058317554751138/

  2. buy and sell websites says:

    Very informative article post.Thanks Again. Will read on…

    https://buysellempire.tumblr.com/post/170028953885/things-to-consider-if-you-plan-to-sell-your

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *