imagen de la receta

Marchando otra propuesta para motivaros a pisar la cocina en estos días festivos, que por falta de ideas no sea!

La frittata no es exactamente lo mismo que la tortilla, aunque sean muy parecidas y se suela utilizar este término como traducción de nuestra tortilla. Es una tortilla abierta, es decir, que se cuece lentamente sólo por un lado y la parte superior se rellena con todo tipo de ingredientes, como si fuera una pizza. A veces, por el aspecto,  parece más una quiche sin el hojaldre de base. Puede ser habitual terminar gratinándola en el horno.

La idea de esta fusión entre nuestra escalibada y la frittata surgió de la idea inicial que tenía de hacer una coca de escalibada clásica, para lo que había puesto a asar en el horno las berenjenas y los pimientos rojos (en este caso, no había puesto cebolla por falta de espacio en la bandeja del horno).

 

Escalibada de berenjenas y pimientos

 

Y luego me di cuenta que había calculado un poco mal el tiempo y no me daba tiempo de ponerme con la masa para la coca, así que decidí aprovechar esta verdura escalibada para la que acabó siendo una grata sorpresa de la improvisación, que sin duda se va a convertir a partir de ahora en una opción a repetir varias veces. Por mucho que yo de ideas, que nadie os quite el placer de modificar las recetas a vuestro gusto, o tomarlas como inspiración para quizás descubrir vuestra propia versión, ya que ahí es donde vais a descubrir el lado creativo de la cocina que a mi tanto me engancha, y espero contribuir con mi humilde aportación a que vosotros también lo hagáis.

 

Escalibada de berenjenas y pimientos

 

El queso de cabra le acaba dando el toque final perfecto para que esta frittata tenga un sabor más intenso, y yo aconsejo espolvorear por encima también algunas hierbas aromáticas.

Lo que lleva más tiempo, pero tiene también la ventaja que se puede hacer con antelación, es asar las verduras al horno, contad bien bien una horita. Al final, se hacen solas, solo hace falta dar un vistazo de vez en cuando para controlar que no se quemen en exceso y ya está. Una vez asadas, se pueden conservar, ya sin piel varios días en la nevera con un poco de aceite de oliva en un recipiente hermético, y lo interesante es llenar siempre la bandeja al máximo, ya que así tendréis verdura asada para acompañar otros platos durante la semana, o incluso para tomar en ensalada con aceite de oliva y sal.

Escalibada de berenjenas y pimientos

Lo ideal para las frittatas sería tener una sartén tipo skillet, pero si no la tenemos, como es mi caso (ahí sigo lanzando indirectas, o son más bien directas, no?), una alternativa para conseguir el mismo resultado es hacerla en una cazuela de hierro fundido, como la de la foto, que puede ir del fuego al horno. Es importante que sea antiadherente para que no se nos pegue y en vez de frittata quede un revuelto al intentar sacarla.

El resultado, como podéis ver, es como el de una quiche, solo que con la ventaja que le reducimos bastantes calorías al quitarle el hojaldre o la masa brisa, aparte que tampoco lleva nata líquida. Si seguimos el procedimiento de primero cocinarla a fuego lento-medio por la parte de abajo, y luego meterla en el horno precalentado unos minutos, sólo por la parte de arriba, para que acabe de cuajar, los huevos harán su trabajo sin necesidad de añadir nada más, quedando así de esponjosa e irresistible.

 

Frittata de Escalibada de berenjenas y pimientos

 

Doy fe que estaba riquísima y no diréis que lleva algún ingrediente complicado. ¡A disfrutar de esta frittata mediterránea!

 

Frittata de escalibada y queso de cabra, fusión mediterránea
 
Tiempo prep
Tiempo cocción
Tiempo total
 
Frittata mediterránea de verduras asadas y queso de cabra
Autor:
Ingredientes
  • 3 pimientos grandes rojos
  • 2 berenjenas grandes
  • 4-6 huevos
  • Un rulo de queso de cabra
  • Sal, orégano y tomillo
Instrucciones
  1. Lavamos bien las verduras y las cortamos por la mitad, colocándolas boca abajo en la bandeja del horno (con la piel hacia arriba). Las regamos con aceite de oliva y sal y las asamos a 200 grados durante una hora aproximadamente.
  2. Retiramos la piel, una vez se enfrían y hacemos tiras con las manos.
  3. Cubrimos el fondo de una sartén de hierro fundido antiadherente con la verdura asada.
  4. Batimos los huevos con un poco de sal y pimienta y cubrimos las verduras, dejando que cuaje a fuego lento la parte inferior de la frittata.
  5. Retiramos del fuego y colocamos en la parte superior rodajas de queso de cabra y espolvoreamos con tomillo y orégano.
  6. Con el horno precalentado a 180 grados, metemos la cazuela de hierro y la dejamos unos 10 minutos hasta que termine de cuajarse por la parte superior.
Notas
En el tiempo de preparación no he incluído el tiempo de asar la verdura en el horno, contad con 60 minutos más si lo hacéis en el mismo momento.

¿Quieres enterarte cuándo se publica una nueva receta?


Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *